• Inicio
  • Cuatro preguntas claves que te debes hacer al momento de adquirir un equipo nuevo para tu empresa.
Category: Noticias

Cuatro preguntas claves que te debes hacer al momento de adquirir un equipo nuevo para tu empresa.

¡Te damos una vez más la bienvenida a nuestro blog IDICO! Si es tu primera vez leyendo nuestros artículos, queremos saludarte y poner a tu disposición este medio en el cual hablamos cada mes de un tópico especial dentro del mundo del sector industrial. Tanto para los nuevos lectores, como los que ya siguen el blog, queremos invitarlos a que interactúen, dejando sus comentarios y reacciones sobre los temas que hemos abordado, así como proponiendo algunas cuestiones que les gustaría que abordáramos en futuras publicaciones.

Sabemos que al momento de adquirir un nuevo equipo, siempre hay un proceso de consideración que hacer, y en este artículo te queremos proponer un listado de preguntas que tu empresa puede hacerse al momento de pensar en conseguir un nuevo equipo. Este listado lo hemos planeado a conciencia con la finalidad de que al responder las preguntas, logres que el equipo que sea conseguido, obtenga el mayor beneficio económico para tu empresa, y que el mismo sea sostenible en el tiempo. Las preguntas a responder son las siguientes:


  1. ¿Necesito el equipo?

La respuesta a esta pregunta a menudo es afirmativa únicamente si al momento de tomar la decisión de adquisición, el equipo es absolutamente necesario para la estabilidad operativa de la empresa, hasta tal punto que probablemente sin él no se puedan cumplir las metas o las obligaciones de la misma.

Lo anterior nos permite afirmar que en la mayoría de los casos, el diagnóstico sobre la necesidad de los equipos está mal hecho ya que al momento de hablar de maquinaria pesada, tenemos que considerar que:

  • Tienen desgaste alto por su tipo de aplicación.
  • Tienen necesidades de mantenimiento adicionales que pueden devenir en que el equipo se quede inactivo por un tiempo considerable.
  • A menudo hacen parte de la base productiva de las empresas.

Estas consideraciones deben formar parte del diagnóstico de necesidad, dado que es posible que mi empresa cuente con un equipo funcional en su operación, pero debo además considerar qué pasaría en el escenario en que este equipo no esté disponible, ya sea por problemas técnicos, falta de repuestos, o por el crecimiento de la operación misma. En este caso, no tener otro equipo puede generar una pérdida considerable de recursos de tiempo y dinero que puede ser superior aún al de la adquisición de un nuevo equipo. De aquí se deriva la necesidad de diagnosticar correctamente la necesidad de determinada aplicación o máquina.


2. ¿El equipo cumple con las especificaciones que necesito?

Esta pregunta a menudo se contesta, teniendo en cuenta las especificaciones técnicas básicas del equipo que estoy analizando. Se recomienda que se considere además, al momento de responderla, aspectos como el tiempo en horas que requiere la aplicación y el rendimiento por tiempo que ofrece el equipo que está considerando. Una máquina de mayor rendimiento, aunque pueda representar una inversión más alta, probablemente pueda representar una ganancia futura más alta.

Ten en cuenta que la marca del equipo también es una de sus especificaciones, y como tal debe ser considerada. Al momento de hacer una adquisición, asegúrate de que la marca del producto que adquieres cuente con la solidez y con las garantías que necesitas. Por ser una decisión tan neurálgica, prefiere marcas que tengan experiencia y que estén reseñadas en cuanto a su servicio y soporte.


3. ¿Es costoso?

Es esta cuestión, en general, la más problemática en estas discusiones, porque todas las empresas buscan una sana ejecución de su presupuesto, y reducir gastos que no sean necesarios. El concepto de lo costoso, a menudo, se mide con respecto a la inversión inicial; así consideramos que es más costosa un equipo que valga más dinero que la otra en el momento de la adquisición. Por tal razón y en un ejemplo, yo elijo optar por el equipo A que me cuesta 1.000 USD menos que el equipo B. Esta consideración basada absolutamente en el precio inicial, es el error que mayormente se comete en las empresas al momento de adquirir maquinaria.

Es costoso realmente:

  • un equipo que me hace perder oportunidades, por ejemplo cuando no puedo expandir mi operación porque mi planta física está al máximo.
  • un equipo que me hace perder dinero, por ejemplo cuando tengo gastos (multas, gastos de mantenimiento, subcontrataciones innecesarias) derivados de su funcionamiento insuficiente o incorrecto.
  • un equipo que me hace perder tiempo, porque tengo paradas inesperadas que me requieren dedicar largas horas a su mantenimiento, o porque no tiene ciclos productivos tan largos como los que esperaba.


Es posible que los equipos que en inicio me representan un ahorro al momento de la adquisición, con el tiempo se vuelvan costosos, y le representen a mis finanzas, riesgos que no pueden soportar. Siguiendo el ejemplo que planteábamos antes, si la máquina A que preferí por ser más barata, se descompuso y perdí un cliente por no entregar a tiempo, se volvió más costosa que la máquina B, que no hubiera sufrido esta avería.

Para determinar entonces el análisis correcto del costo, ten en cuenta los siguientes ejemplos o casos prácticos que pueden guiar tus consideraciones.

  • Sobre el rendimiento: Si en un puerto antes se demoraban en cargar un buque 114 horas, y con el equipo adecuado, aunque este sea un poco más costoso, este tiempo de carga se reduce a 80 horas, esto significa un dia y medio adicional, al mes, para operar, haciendo que la inversión inicial pueda recuperarse mucho más rápido. La pregunta entonces que debemos considerar sería: ¿cuánto estoy dejando de producir por ahorrarme un poco en la inversión inicial o no dimensionar las necesidades en cuanto al equipo de manera correcta? 
  • Sobre la sinergia: Si un patio de carbón, o cualquier otro producto a granel, que usaba solo cargadores frontales (SOLUCIÓN TRADICIONAL AL PROBLEMA), las cambia por bandas móviles y manipuladores de material, diversificando así el abordaje técnico que normalmente se le daría a esta necesidad; el costo operativo se puede reducir hasta un 50% (combustibles, horas hombre, mantenimientos correctivos). Lo anterior muestra que aunque la inversión inicial es un poco más alta, se consiguen aplicaciones que pueden solucionar de manera fácil un problema de rendimiento que cuesta dinero todos los días.

La invitación es entonces a responder esta pregunta en términos de productividad. Si una adquisición te garantiza una productividad alta y prolongable en el tiempo, aunque su inversión inicial supere la de otras marcas, LA ADQUISICIÓN NO SERÁ COSTOSA Y ES POSIBLE QUE SEA MÁS ECONÓMICA QUE UNA QUE NO LO PARECÍA.


4. ¿Tengo el dinero para adquirirlo?

Para responder esta pregunta, te invitamos a pensar en mecanismos de adquisición diferentes a la compra directa. Considera el alquiler operativo como una buena opción, ya que en la medida en que la empresa de renting va a adquirir el equipo, y tú solamente vas a pagar unos costos de uso mensuales, así podrás conseguir el equipo más adecuado, sin tener que preocuparte por la inversión inicial.

Esperemos que este listado haya sido de utilidad, y te ofrecemos nuestra consultoría al momento de comprar o rentar maquinaria industrial, además de nuestro portafolio de productos y servicios que puedes encontrar dando click aquí. Para comunicarte con uno de nuestros asesores, te invitamos a dirigirte aquí y recibirtoda la información que requieras.